¿Quiénes somos?

El Colectivo de Multiplicación de Iglesias de La Iglesia Wesleyana es un ecosistema intencional de multiplicación enfocado en DESCUBRIR, DESARROLLAR y DESPLEGAR a los trabajadores para la cosecha del Señor. El papel del CMI en el cumplimiento de la visión de La Iglesia Wesleyana es:

  • Cultivar una cultura de plantación y multiplicación de iglesias 
  • Preparar iglesias saludables a que multipliquen nuevas comunidades de fe.
  • Proporcionar un sistema de apoyo de alta calidad para los trabajadores de la cosecha.
Un mensaje de nuestro Superintendente General

Hay ciertas prioridades y actividades que importan y duran. Comienzan en el corazón de Dios y a través de la oración enfocada capturan el corazón de La Iglesia Wesleyana. Se nos ha dado la tarea y la capacitación para ser un movimiento que haga discípulos (Mateo 28:18-20; Hechos 1:8) en lugares que se multiplican. Esto exige riesgos del Reino, un emprendimiento de consecuencias eternas. Celebramos cada vez que un discípulo hace un discípulo y cuando el fervor espiritual de una congregación hierve tan intensamente que la iglesia se multiplica. Debe haber una variedad de modelos (que requieren una variedad de dones y llamados) en esa multiplicación pues la iglesia no está destinada a estar estancada. Celebraremos estas cosas hasta que nuestra gente traiga una presencia transformadora a comunidades dispersas en el campo misionero de América del Norte y hasta los confines de la tierra.Las iglesias saludables se reproducen. Está en su ADN llegar a un nuevo territorio. Esto requerirá “la ayuda de todos y cada uno”: la participación de ministros y miembros de la iglesia, el talento completo de las mujeres en el liderazgo, una gama de generaciones y de múltiples etnias. Sin ningún temor, te desafío a que nos unamos para que entregues por completo a la difusión de la Iglesia… para la gloria de Dios.

Dr. Wayne Schmidt . Superintendente General

Encuentra una plantación de iglesia

Celebrando cada vez que un discípulo hace un discípulo y una iglesia se multiplica hasta que La Iglesia Wesleyana tenga una presencia transformadora en cada código postal.